Más seguridad en verano

Aunque sinónimo de relajación y tranquilidad, una piscina requiere precauciones, especialmente si hay peques en casa.

Una cubierta Abrisud le asegura el control total del acceso a la piscina: se trata de un dispositivo de seguridad homologado e impuesto por ley en varios países europeos.

Ningún dispositivo puede llegar a sustituir la precaución de los adultos.
Sin embargo, una vez que su cubierta Abrisud y los elementos de seguridad están cerrados, la piscina es inaccesible. ¡Los niños podrán jugar en la terraza, cerca de la misma, sin temor alguno, y la piscina seguirá siendo ese lugar de relajación y tranquilidad tan deseado!
 

¿Qué dice la ley ?

La ley francesa sobre la seguridad en las piscinas, de enero de 2003, obliga a instalar un dispositivo de seguridad homologado.
Hace referencia a las «piscinas privadas, enterradas y no cerradas, de uso individual o colectivo».
Todas las piscinas en construcción deben cumplir con la normativa de seguridad al terminar las obras de instalación.