Myriam P.

«¡Qué agradable poder cenar en la terraza bajo nuestra pérgola!». Cuando por las tardes refresca ya no sentimos cómo nos invaden la humedad y el frío. ¡Pero seguimos estando fuera! »