Martine S.

«Gracias a nuestra cubierta circular de madera tenemos prácticamente una habitación más». En verano la abrimos como un patio, en invierno la casa cuenta con un porche que tiene toda la elegancia de la madera»